miércoles, 6 de agosto de 2014

CUENTO CLÁSICO REVISADO BAJO LA LUZ DE LA MODERNIDAD

Primero fue la amenaza de cárcel tras besar al sapo. El argumento de que podía ser su príncipe no le sirvió de nada. El funcionario le advirtió, ensayando una exagerada cara de asco, que se jugaba la libertad si volvía a tocar esa especie protegida. “Son las leyes, son las leyes”. Después la imposibilidad de encontrar perdices; lo más parecido que halló era un sucedáneo deconstruído envasado en jugo de arándanos. También fue heroico saltar las cercas pinchosas que partían el monte en trozos, bajo, otra vez, la amenaza de cárcel por invadir una propiedad privada. Pero esquivó las dificultades (se hizo grande con ellas) y fue al lugar donde su amado debía esperarla, ya transformado en humano. El halcón mensajero había entregado unas instrucciones muy claras. Nada podía fallar. Ella deseaba besarlo sin prisa, con el resplandor de la luna reflejado en sus ojos. Sin embargo, al llegar, resopló de rabia, colocó los brazos en jarra y, mirando el firmamento, comprendió que no iba a ser posible: una impenetrable nube de polución lo encapotaba todo. 
---------------------------------------
Propuesta de agosto en Esta noche te cuento.
 http://estanochetecuento.com/
http://estanochetecuento.com/cuento-clasico-revisado-bajo-la-luz-de-la-modernidad/comment-page-1/#comment-97568

4 comentarios:

  1. No he podido comentar en "esta noche tu cuento".
    Me ha encantado el tesón de tu princesa. Seguro que con lo valiente y luchadora que es, al final consigue su final feliz, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón por el retraso, pero es verano y ya se sabe... Me alegro que te guste y te invito a que creas por ti misma si lo encuentra o no. Encontrarlo no creo que deba ser obligatoriamente bueno ni no hallarlo es fiasco de su vida. No sabemos nada... Mil besos!

      Eliminar
  2. Si te apetece compartir tus relatos pásate por aquí
    http://280ypunto.blogspot.com.es/
    un saludo

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar ! Y recuerda: sé constructivo, por favor...